jueves, 10 de abril de 2008

Merchandising electoral

Mecheros, bolígrafos, caramelos, pegatinas o llaveros son solo una parte de los artículos que muchos partidos políticos entregan a los ciudadanos para conseguir sus votos. Esta acción se denomina “merchandising” y sirve para estimular, en este caso, a los posibles votantes.
En Granada el PSOE repartió delantales y en su página web del PSOE (www.tutiendapsoe.com) hay multitud de objetos entre los que destacan juegos de dominó y cartas, atriles, carteras de piel, relojes o paraguas todos ellos con el logo y los colores corporativos correspondientes.


Entrando en la página web del PP nos encontramos también con un gran número de accesorios algo más sofisticados. En esta tienda “on line” podemos comprar desde unos gemelos para camisas, con gaviotas incluidas, corbatas, ratones de ordenador o palas de pádel. Estos artículos se habitúan más a los gustos de los simpatizantes del Partido Popular.

Hay otros ejemplos como la campaña ADIOZ. Una empresa de publicidad lanzó durante la precampaña electoral toda una línea de merchandising bajo esta marca. Adioz, obviamente, es una animosa invitación de despedida para Zapatero que viene en forma de camiseta/polo, pins, paraguas o lonas para balcón.

En Izquierda Unida, mucho más modestos ellos, apostaron por una campaña electoral “cercana al ciudadano”, pero tampoco pudieron resistirse a los encantos del marketing. Con una inversión de apenas 10.000 euros intentaron captar el voto de los ciudadanos regalando -que no vendiendo- preservativos, relojes y abanicos.
El Partido Socialista de Cataluña ha introducido una novedad en lo que se venía estilando hasta ahora dentro de las técnicas de ‘merchandising’ electoral. Los militantes reparten en los mítines unas cajitas que, al ser abiertas, desprenden un olor particular. Se trata de un aroma expresamente elaborado por técnicos perfumistas donde se combinan la bergamota estimulante del ánimo emprendedor, el romero de la eficacia, la verbena de la justicia, la maría luisa de la fraternidad y la laboriosa albahaca. Pretende ser, un ‘olor socialista’ que actúe sobre los receptores como señal de identidad.
Estos métodos han sido superados en originalidad en años anteriores. Por ejemplo en las últimas elecciones autonómicas los jóvenes del Bloc repartieron por 20.000 preservativos por zonas de ocio con el lema “Cambia de postura”. Además jugaron también con el nombre de su formación y regalaron 200.000 blocs de notas a sus simpatizantes en la Comunitat Valenciana. EU repartió también preservativos que incluían mensajes sobre la gratuidad de los anticonceptivos, una de sus promesas electorales.

3 comentarios:

salvajuan fernandez dijo...

Que se dejen de publicidad y se pongan a trabajar, gándules. La política es mafia. Y punto. Por mucho barniz que se le dé.

Cassandra, José y María dijo...

entra en cervecilla.blogspot.com, entra y disfruta del mundo de la cerveza. un saludo

Publi-records dijo...

Los partidos políticos saben que esto del marchandising es algo importante y justamente por que lo saben desde antaño en los mítines se regalaban mecheros y llaveros. Los tiempos cambian y ahora solo regalan caramelos, por que mejor que regalar es vender ¿no?. Así piensan y por eso crean sus portales e ventas virtuales o aprovechan oportunidades de encuentros políticos para vender sus productos coorporativos.
Según un artículo del periodico el mundo,en el año 2006, el Psoe aprovecho un congreso politico en Madrid para vender algunos de estos productos, paradójicamente el producto que más vendieron fueron los mecheros con los colores corporativos. Y digo paradójicamente por que coincide con el año que la Ley antitabaco entraba en vigencia.
¡Hace falta que te digan que no puedes hacer algo, para que lo hagas!
Hasta otra amigas, pasaros por Publirecord... Marina